San Fermín

España

Editores de la Revista Think Spanish

La revolución llega a Pamplona cada 7 de julio. Ese día empiezan las fiestas de San Fermín. Sin duda, una de las más fsmosas de España. Durante una semana, el desenfreno inunda las calles de la ciudad y ríos de vino corren de boca en boca, entre bailes y canciones populares, que no dan tregua al descanso. Las imágenes de jóvenes vestidos de blanco com sus fajas y pañuelos rojos corriendo delante de inmensos toros bravos dan la vuelta al mundo cada año, mostrando así una tradición ancestral que encoge el corazón de los telespectadores. La fama internacional de que gozan estas fiestas pamplonesas debe agradecerse, en gran medida, al escritor norteamericano Ernest Hemingway, quien en su novela The sun also rises ensalzaba estas celebraciones.

Tradición Ancestral

No obstante, las fiestas de San Fermín se celebran desde hace más de cuatrocientos años. Cuentan los historiadores que los Sanfermines sugieron de la unión de tres fiestas diferentes: las de carácter religioso en honor al santo y que existen desde la época de los romanos, las ferias comerciales y las taurinas, organizadas ambas a partir del siglo XIV. En 1591 nacieron los Sanfermines, que en su primera edición se prolongaron durante dos días y contaron con pregón, actuaciones musicales, torneo, teatro y corrida de toros. En años sucesivos, mientras las fiestas crecían en días, se fueron intercalando nuevas diversiones como los fuegos artificiales y las danzas.

Desde 1941 el pistoletazo de salida la da el chupinazo, un cohete de gran potencia que se lanza el 6 de julio a las 12 del mediodía desde el balcón del Ayuntamiento. En ese momento los pamplonicas se duchan, literalmente, con litros y litros de vino tinto, bebida también preferida durante toda la semana.

En los bares y los chiringuitos, el alcohol se vende en cantidades industriales que ayudan a mantener los ojos abiertos durante tantos días. Las sanfermineras, con letras mordaces y divertidas, son escuchadas por todas las esquinas.

El Encierro

El encierro es el momento estrella de las fiestas de San Fermín. Antes de las ocho de la mañana, hora puntual del inicio, las bandas musicales tocan por las calles para despertar a los que quieran correr o ver el emocionante espetáculo. Aunque en televisión parecen interminables, los encierros son carreras muy cortas, de unos tres minutos de duración que se corren a gran velocidad a lo largo de unos ochocientos metros. Para este reto hay que estar preparado. De hecho, los auténticos pamplonicas que se plantan delante de las bestias entrenan todo el año para ser capaces de aguantar la velocidad y la resistencia necesarias para estar delante de seis toros, ocho cabestros y tres mansos sueltos que les persiguen. Acabada la carrera, los toros llegan a la plaza para morir en apasionantes corridas.

Por desgracia, cada año hay varios heridos, e incluso muertos en algunas ocasiones, como resultado de las heridas o contusiones que sufren durante los encierros. La falta de sueño y la valentía inconsciente que da el exceso de alcohol son malos compañeros para las decenas de jóvenes que se ponen a correr delante del toro por las estrechas calles del casco antiguo de Pamplona. Los extranjeros suelen ser los peor parados posiblemente porque la falta de información y el desconocimiento del español les hacen no prestar atención a las indicaciones y advertencias que los organizadores transmiten a los asistentes.

Y así, entre cabezadas en parques, plazas y portales, borracheras y mucha, mucha juerga transcurren los sanfermines hasta que el día 14, a las 12 de la medianoche, llegan oficialmente a su fin. Es el momento de cantar el “¡Pobre de mí!“, quitarse el pañuelo del cuello y encender velas en señal de tristeza, no sin antes alegrarse de que ya falta menos para las fiestas del año que viene.

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

¡Viva San Fermín!. Gora San Fermín!… ¡Pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín!

21 de junio. Año nuevo para algunos pueblos andinos

Ceremonia del Año Nuevo Andino. Internet

Ollantay Itzamná

Hace tan sólo algunas décadas atrás, anunciar o mostrar públicamente la celebración ritual de nuestra gratitud con el Sol, (21 de junio), era impensable y motivo de vergüenza. Sí, era causa de mofa social. Ignorantes nos llamaban los «ilustrados».

Ahora, la celebración de la gratitud y clamor al Padre Sol para que vuelva con su calor lo más antes posible en estas épocas de noches largas y más frías, se va convirtiendo casi en un motivo de orgullo y reconstitución de las identidades y espiritualidades de los pueblos.

Nadie sabe a «ciencia cierta» en qué fecha exactamente celebraban nuestros abuelos el Willka Kuti o Inti Raymi. Se asume que es en el momento del solsticio del invierno (21 de junio), pero la ciencia modélica hegemónica tampoco puede establecer con exactitud el instante en el que ocurre, en todo el hemisferio del Sur, el solsticio del invierno. 

Lo cierto es que hay tantos años nuevos, en fechas diferentes, como pueblos existen en el mundo. Los pueblos mayas tienen tres o dos calendarios, y con sus propias fechas de año nuevo. Aymaras, mapuches y quechuas celebramos nuestro año nuevo el 21 de junio. Occidente celebra el 1 de enero. Los judíos, musulmanes, en fechas diferentes….

La colonización occidental, en su intento de colonización/cristianización, persiguió/castigó con el suplicio a nuestros abuelos para escarmentarnos y así evitar que coexista la diversidad de estilos de vida en el Planeta. Lo hicieron durante la colonia europea y lo hacen aún en la actual colonia republicana.

Pero, muy a pesar de la violencia de la modernidad y el culturicidio del cristianismo, en esta parte del mundo, la mística de la resistencia creativa puede más que la violencia destructiva de siglos.

Aún recuerdo. Mis padres, que ya celebran Willka Kuti desde el fecundo vientre de la Pachamama, bajaban hacia los barrancos más inaccesibles, a la media noche, a escondidas incluso de su hijos, para vivir, realizar, sus ceremonias ancestrales de gratitud con la Tierra.

Al parecer, esos tiempos cuando la espiritualidad de la Vida era motivo de persecución, vergüenza y muerte, seden como consecuencia de las nefastas consecuencias de destrucción y muerte que la colonización/cristianización impuso (universalizó) en el mundo.

Por eso, el Año Nuevo Andino, no debe ser únicamente celebración del retorno del calor solar al hemisferio Sur en estos tiempos de noches largar y frías, donde todo parece morir, sino también debe ser una celebración de la incipiente y creciente victoria de las espiritualidades de la Vida sobre las religiones y doctrinas coloniales de muerte y sus monocultivos culturales.

No somos individuos. Somos comunidad. No somos dueños. Somos parte de la comunidad cósmica. No somos átomos aislados en el pluriverso. Somos comunidad dependiente de todos los seres de la comunidad cósmica. Por eso, nuestra gratitud con el Tayta Inti (Padre Sol) es tan real como el frío o el calor que sentimos en el cuerpo.

En: https://ollantayitzamna.com/

¡Feliz Día de las Madres!

La Pascua y Semana Santa

Argentina

Editores de la Revista Think Spanish

La Semana Santa conmemora los últimos días de la vida de Cristo. La Pascua es el recordatario de la muerte y la resurrección de Cristo.

De hecho, la palabra “pascua” significa “paso” de la muerte a la vida. En Argentina, todos los Jueves Santos al mediodía se celebra una misa en la catedral o en las iglesias. Por la tarde, se oficia una misa de la cena del Señor en donde se rememora la última cena de Cristo con los doce apóstoles.

En Viernes Santo se rememora la cruxificación; en algunas casas católicas se practica el ayuno. Algunos también lo consideran un día de silencio y reflexión. En muchas ciudades, se celebra con peregrinaciones que evocan el sacrificio de Cristo y también pasajes bíblicos.

El sábado está dedicado al lamento por la muerte de Cristo mientras que el “Domingo de Pascua” es un día de celebración familiar. Se celebra la fiesta de la Cristiandad, que es la creencia en la resurrección.

Uno de los símbolos que se utliza en la Pascua son los huevos, que se asocian a la fiesta aunque tengan un origen pagano para que los chicos se diviertan. Muchas familias acostumbran hacer una búsqueda de huevos. El huevo de Pascua es de chocolate y está relleno de confites y sorpresas que generalmente consisten de pequeños juguetes de plástico. Los huevos tienen diferentes tamaños. ¡Los hay hasta de dos kilos!

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

Día Internacional de los Bosques

21 de Marzo

Desde el año 2012, cada 21 de marzo, la Organización de Naciones Unidas (ONU) celebra el Día Internacional de los Bosques. El objetivo de este evento es concientizar sobre la necesidad de proteger y preservar las áreas forestales del planeta y las distintas especies que las habitan. Para 2020 el tema seleccionado para este día es: Los bosques y su biodiversidad son demasiado preciosos como para perderlos”. 

Desde CLAC reconocemos que los bosques son los pulmones de nuestro planeta, y debido a la deforestación hoy representan solo un tercio de la superficie terrestre. Esta actividad, lamentablemente, continúa a un ritmo imparable, con talas superiores a los 14 millones de hectáreas al año, y existen cada vez mayores superficies que se encuentran en peligro a pesar de las áreas protegidas que se gestionan en todo el mundo. 

Los bosques cobijan casi todas las actividades humanas y son la fuente de donde se extraen todos los alimentos, vestimenta, medicinas, etc., que necesitan los seres humanos para subsistir. Albergan a más de 1.600 millones de personas que dependen directamente de los bosques para sobrevivir, muchos de ellos(as) pequeños(as)productores(as), y la humanidad entera depende indirectamente de ellos. Los bosques ejercen un rol clave en la erradicación de la pobreza y con ello el logro de metas de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). 

Ahí también viven gran variedad de especies vegetales y animales que ayudan al equilibrio del planeta tierra. Su diversidad ecosistémica ayuda a combatir el cambio climático, es decir, que la ordenación y explotación sostenible de los bosques, incluidos los ecosistemas forestales frágiles, son fundamentales para mitigar los gases de efecto invernadero, y para cuidar la calidad de vida de las generaciones presentes y futuras. 

De acuerdo con Naciones Unidas, son muchas las cosas que podemos hacer para ayudar a que los bosques y su biodiversidad continúen siendo los pulmones sanos del planeta. Por todos estos motivos es necesario apoyar la conservación de los bosques, y aplicar algunos de los siguientes consejos:  

  • Reciclar y reutilizar materiales como papel, cartón plástico, aluminio, entre otros,actividades que forman parte del modelo de economía circular. 
  • Evitar encender fogatas que emiten gases de efecto invernadero.  
  • Sembrar plantas y árboles para reducir tu huella de carbono y contribuir a la conservación del planeta. 

Por Joven Club de Computación y Electrónica Mariel II