El Uso de las Plantas Medicinales

Awaking Project

Argentina

En pleno siglo XXI, donde la tecnología, la ciencia y la medicina tradicional dan muestra de increíbles avances con el objetivo de mejorar la calidad de vida, una corriente de volver a las fuentes y a la naturaleza también está en auge. Porque, si bien los avances tecnológicos y la globalización trajeron aparejados enormes ventajas, también separaron al hombre de su sensibilidad innata y del contacto con la naturaleza: cuestiones fundamentales para entender y acompañar el crecimiento del ser humano y los ciclos de la vida.

Si, como alguien dijo una vez, la naturaleza es sabia, bastaría imitarla u observarla más detenidamente para volvermos, también, un poco más eruditos, inteligentes y seguramente más felices. En Argentina, el uso de las plantas medicinales como remedios naturales contra algunas afecciones o como ayuda preventiva para mantenerse saludable se ha vuelto popular, y sus enormes ventajas y benéficos efectos pueden comprobarse en poco tiempo. En forma de té o de tinturas, junto a cremas y lociones o simplemente con el contacto de ellas, todo es válido a la hora de curar, calmar o relajar.

Un hoja abierta de aloe vera, por ejemplo, desinflama y cicatriza cualquier quemadura; un té de hojas de tilo calma los nervios y una infusión de valeriana manda a dormir al insomnio más estresado. A las depresiones leves y la ansiedad se puede hacer frente con tisanas de hipérico, una planta de hojas amarillas con pétalos alargados en forma de estrella; y el aromático té de menta, además de ayudar a una buena digestión tiene propiedades expectorantes y carminativas.

Están al alcance de la mano, Y son mucho más económicas, sanas y naturales que los medicamentos tradicionales.

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

Mantener una rutina de tareas diarias, principal consejo psicológico para el confinamiento

El director clínico del Servicio de Atención Psicológica de la UMA, Miguel Ángel Rando, frente a su ordenador en casa

Universidad de Málaga

El director clínico del Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga subraya la importancia de distribuir el día en diferentes actividades, ya sean profesionales, domésticas o sociales

La actual situación de confinamiento que desde el pasado 14 de marzo se está viviendo en todos los hogares españoles ha supuesto un cambio brusco en el estilo de vida y algo totalmente desconocido en los hábitos de comportamiento. Así lo afirma el psicólogo de la Universidad de Málaga Miguel Ángel Rando, quien advierte de que esta nueva situación puede, por tanto, afectar directamente en el estado de ánimo.

El director clínico del Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga (SAP) recomienda mantener una rutina de trabajo o de tareas dentro del confinamiento, adaptada al nuevo escenario. “Los humanos funcionamos muy bien con rutinas conocidas y, aunque es la primera vez que estamos viviendo un estado de este tipo, es aconsejable, por ejemplo, mantener un horario de trabajo lo más estable posible, habilitar una habitación o zona concreta en la casa o cambiarnos de ropa antes de ponernos a trabajar delante del ordenador, en lugar de quedarnos en pijama”, explica Rando, que también destaca la necesidad de establecer periodos de descanso, ya que el trabajo frente a una pantalla es monótono y cansa más.

En este sentido, el experto añade la importancia de distribuir el día en diferentes tareas: profesionales, domésticas y sociales, manteniendo una cierta disciplina, pero sin ser esclavos del reloj ni de la planificación, sino simplemente como estructura de funcionamiento.

Superada la primera semana de aislamiento, Rando señala que probablemente muchas de estas primeras tareas propuestas ya se hayan concluido, por ello insiste en la importancia de emprender nuevos proyectos, en especial, actividades que requieran atención y concentración y que fomenten el contacto social, bien en familia como hacer un puzle, ver series o escuchar música, o través de las nuevas tecnologías, manteniendo la comunicación con amigos. “No hay que olvidar tampoco buscar momentos de soledad, estar a solas nos vendrá bien y nos hará reconfortarnos”, añade.

Ansiedad

A pesar de todas estas medidas para paliar los efectos del confinamiento, el director clínico del SAP asegura que los síntomas de ansiedad (irritabilidad, insomnio, agitación…) aparecerán, puesto que nos enfrentamos a una situación desconocida para la que no se estaba preparado. En este sentido, informa de que es normal que se manifiesten estos síntomas y que lo importante es admitirlos y no interpretarlos como una señal de empeoramiento ni, mucho menos, de enfermedad.

Como solución, Rando propone lo primero, esto es, expresar dichos sentimientos y aceptarlos, así como probar a realizar actividades distintas: por ejemplo, la relajación o la meditación; o simplemente mediante hábitos que provoquen un estado de calma como leer, oír música, etcétera.  

Miedo

Según este psicólogo de la UMA uno de los principales enemigos de la ansiedad es el miedo y uno de los factores que lo desencadena es la sobreinformación, especialmente aquella que tiende a ser sensacionalista. “No es necesario estar a todas horas consumiendo noticias. Hay que evitar las que se publican en redes sociales, donde abundan los bulos o la información politizada. Pero, lo más importante, es no propagar el virus del miedo y la crispación”, aconseja.

Profesionales cualificados

Con todo, Miguel Ángel Rando apuesta por el trabajo de profesionales cualificados como los psicólogos clínicos o sanitarios, que pueden establecer sesiones on line o contacto telefónico, para ayudar tanto a personas con trastornos psicológicos previos como a aquellas que lo necesiten en este periodo de aislamiento.

El Servicio de Atención Psicológica de la Universidad de Málaga fue el primero de estas características que se instaló en España en el año 1986, y forma parte de la Asociación Española de Servicios Psicológicos y Psicopedagógicos Universitarios (AESPPU).  Durante el confinamiento mantiene su actividad, aunque de forma no presencial, recibiendo hasta el momento, según destacan, numerosas consultas referidas a situaciones de ansiedad.

Asimismo, ha puesto a disposición de la comunidad universitaria una serie de recomendaciones para las personas mayores ante esta situación provocada por el COVID-19 y continúa trabajando con propuestas para ocupar el tiempo libre y evitar el miedo.

Disponible en: https://www.uma.es/sala-de-prensa/noticias/mantener-una-rutina-de-tareas-diarias-principal-consejo-psicologico-para-el-confinamiento/

Universidad de Málaga – Publicación: 26-03-2020

Salud en Riesgo

EPOC

Un estudio del Royal Devon and Exeter Hospital llevado a cabo en fumadores de mediana edad con arrugas profundas mostró un resultado inesperado. Aquellos con el rostro muy marcado por arrugas tuvieron cinco veces más riesgo de padecer de trastornos pulmonares que los que presentaban una piel más lisa. El tener arrugas fue asociado con un grupo de síntomas conocido como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC), que designa una serie de enfermedades crónicas y progresivas, que bloquean las vías de ingreso del oxígeno en los pulmones y restringen su circulación en el resto del cuerpo.

El trabajo se realizó sobre ciento cuarenta y nueve personas y sugiere que algunos individuos podrían tener una susceptibilidad genética a las arrugas y a la EPOC. Y que la piel de la cara podría ser un indicador del riesgo de esta enfermedad.

El enfisema también está asociado con una pérdida de elasticidad en los pulmones análoga al proceso que hace que la piel se arrugue.

Menos del 2% de los latinoamericanos que padecen EPOC lo saben […]. Es una enfermedad que progresa durante décadas en silencio. […] En la Argentina ocasiona seis mil muertes anuales. La organización Mundial de la Salud estima que la EPOC será la tercera causa de muerte en el mundo en 2020.

Es sabido que el hábito de fumar causa el prematuro envejecimiento de la piel y la mayoría de los casos de la EPOC. Sin embergado, no todos los fumadores la desarrollan. […].

Los investigadores ingleses creen que el hábito de fumar estimula enzimas que dañan el colágeno y el tejido elástico de la piel. Y aconsejan utilizar las arrugas faciales como signo precoz de la susceptibilidad a la EPOC, tal como la dificultad para respirar.

http://www.lanacion.com.ar (Adaptado) – Argentina, junio/2006.

(En Dominio – Curso de Perfeccionamiento – Nivel C. Madrid: Edelsa, 2011.)

La sabiduría popular

Melón

Las excelencias del melón

Enrique Vivas y Roberto Pelta

A pesar de que el refranero popular suele ser un pozo de sabiduría enraizada en nuestra más pura tradición, algunos de estos asertos son difícilmente explicables desde el punto de vista de la ciencia médica actual. El melón es una suculenta fruta de sabor agradable que pertenece a la familia de las cucurbitáceas, compuestas, en su mayor parte, por agua (92,8 por ciento). En cuanto a sus principios inmediatos solo posee un 0,4 por ciento de proteínas, 0,2 por ciento de grasas y 6,4 por ciento de hidratos de carbono, y su poder energético es de 29 calorías por cada 100 gramos. Estas virtudes lo convierten en el alimento ideal para complementar regímenes de adelgazamiento, por lo que cuesta trabajo aceptar que pueda resultar indigesto.

Posiblemente, la “mala fama” nocturna del melón en algunas zonas, se deba al abuso que antaño pueda haberse cometido de idigestiones exageradas de dicho fruto. Téngase en cuenta que el cultivo de este producto es fácil y barato, y en épocas de carestía alimenticia no es de extrañar que muchos individuos se hayan dado verdaderos “atracones” del mismo ante la ausencia de otros alimentos más energéticos. El elevado porcentaje de agua proporciona una fugaz sensación de plenitud, que se mantiene, aunque de forma momentánea, lo cual obliga a repetir la misma operación gastronómica en un corto espacio de tiempo. Cantidades excesivas de cualquier comestible a la larga pueden resultar dañinas, pero el melón, de acuerdo con su composición centesimal y cualitativa, no puede considerarse como alimento responsable de lo que vulgarmente se conoce con el nombre de cólico.

Los 100 mitos de la salud. (Adaptado). Temas de Hoy. Madrid, 1996.

(En Dominio – Curso de Perfeccionamiento – Nivel C. Madrid: Edelsa, 2011.)