La Mamá Negra – (23/09)

Ecuador

Photo Essay – Angie Drake

Editores de la Revista Think Spanish

La Mamá Negra no es una mujer ni tiene la piel oscura. Es una gran fiesta local ecuatoriana que se celebra en la localidad de Latacunga, a poco más de ochenta quilómetros de Quito y cuya máxima representación es un hombre disfrazado de mujer y con la cara pintada de negro. ¿Quieren saber más? ¡Pues sigan leyendo! Existen varias versiones acerca del origen de la fiesta de la Mamá Negra pero la más popular es la que sostiene que es la celebración para venerar a la Virgen de la Merced o Santísima Tragedia. En 1742 la ciudad quedó arrasada por la erupción del Volcán Cotopaxi. Desde entonces su población empezó a rendirle homenaje, con la esperanza de que los protegiera de nuevas erupciones. Co esta celebración, los habitantes de la ciudad también festejan el aniversario de su independencia. Por el carácter pagano que tiene la tradición, algunos sacerdotes suspendieron el festejo, pero las autoridades de Latacunga se encargaron de promoverla y oficiarla nuevamente en homenaje a la independencia de la ciudad. Por este motivo, hoy en día se festeja por partida doble: el 23 de septiembre, fecha que corresponde al día de la Virgen de la Merced, y el 8 de noviembre por la independencia.

Un mes antes de la fecha, el pueblo entero se prepara y ensaya los distintos papeles de los personajes que intervendrán en la danza y el desfile. La figura central es la Mamá Negra que, llevando una muñeca negra representando a su hija, cabalga durante la procesión hasta llegar a la iglesia de la Merced. Diferentes personajes la acompañan: su esposo, los huacos, seres que realizan exorcismos para limpiar las almas y que marcan la presencia de los chamanes; el ángel de la estrella que representa al ángel Gabriel; el rey moro que simboliza la llegada de los españoles a Ecuador; el capitán símbolo del ejército y muchos más, algunos de los cuales van repartiendo tragos a su paso. Este cortejo recorre las calles bailando y cantando al compás de las bandas que deleitan incansables con su música.

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

Los docentes en el centro de la recuperación de la educación superior

Por Francesc Pedró

Desde el inicio de la pandemia la mayor parte de los esfuerzos de los sistemas de educación superior de todo el mundo se han centrado en garantizar la continuidad pedagógica, preservando por encima de todo el derecho a la educación de los estudiantes. Las cuestiones vinculadas a la conectividad, el apoyo pedagógico y financiero y, progresivamente, también el apoyo socio emocional se han convertido en los principales ejes de trabajo de gobiernos e instituciones. En este contexto, la atención a las necesidades específicas de los docentes de educación superior ha quedado en un segundo plano, excepto en aquellos ámbitos en los que era imprescindible apoyarles para garantizar la continuidad pedagógica.

La perspectiva de una vuelta progresiva a las aulas, por una parte, y la esperanza en un proceso de recuperación social y económica en el escenario pospandémico, por otra, se sitúan en un horizonte cada vez más cercano. Y en este horizonte conviene destacar que los docentes de educación superior están llamados a tener un papel crítico.

A ellos les va a corresponder redoblar sus esfuerzos en materia pedagógica para garantizar un diagnóstico certero de las pérdidas de aprendizaje que, inevitablemente, se están produciendo; y, al mismo tiempo, también les corresponde generar pautas e itinerarios pedagógicos que permitan recuperar esas pérdidas. Además, se espera que este esfuerzo proporcione un nuevo ímpetu a la tan necesaria transformación digital y pedagógica de las instituciones de educación superior, en particular en los países cuyos sistemas venían creciendo rápidamente en cobertura pero estaban necesitados de un empuje en materia de calidad y equidad, como es el caso de América latina y el Caribe.

Para que los docentes de educación superior puedan afrontar estos desafíos en las mejores condiciones, parece llegado ahora el momento de apoyarles aún más directamente. Gobiernos e instituciones de educación superior deben, en primer lugar, garantizar que la educación superior gane en resiliencia y esto es algo que solo se conseguirá apoyando aún más a los docentes. Por esta razón, es importante que los debates actuales no solo insistan en la necesidad de garantizar unas apropiadas condiciones de trabajo en un contexto ahora más complejo, con llamadas incesantes a la hibridación y a la flexibilidad.

El contexto de recuperación debe también ofrecer pautas de desarrollo de las competencias académicas y pedagógicas de los docentes que, inevitablemente, deben traducirse en planes específicos a escala institucional y, siguiendo la estela de las universidades más avanzadas, centros y unidades de apoyo a la mejora de la calidad docente. Nuestro Instituto ha emprendido una incesante labor, en este sentido, para garantizar que los procesos de reforzamiento de las capacidades académicas y pedagógicas de los docentes se conviertan en piezas esenciales en los planes de aseguramiento y mejora de la calidad.

Pero también debemos recordar que, por encima de todo, los docentes de educación superior son personas que precisan de un reconocimiento y un apoyo social que muchas veces se les ha negado. No son meras correas de transmisión de contenidos académicos, sino que diseñan oportunidades de aprendizaje y de crecimiento académico, profesional y personal que contribuyen a ofrecer una experiencia holística y transformadora durante el paso por la educación superior de generaciones y generaciones de jóvenes que, gracias a ella, se transformarán en agentes de progreso científico, económico y social en sus comunidades.

Hoy, pero también todos los restantes días del año, debemos reconocer el trabajo académico y también humano que, tantas veces de forma quieta y callada, los docentes de la educación superior, como los de los restantes niveles educativos, vienen realizando durante la pandemia. Y estamos obligados traducir nuestro agradecimiento en un reconocimiento a la importancia y trascendencia de su labor en los planes de recuperación que a escala nacional e institucional se están ahora diseñando. Celebremos a los docentes en el día de hoy, pero cumplamos con nuestro compromiso con una educación superior de calidad, con equidad e inclusiva, cada día del año.

5 de octubre, Día Mundial de los Docentes

Celebrado anualmente el 5 de octubre desde 1994, el Día Mundial de los Docentes conmemora el aniversario de la suscripción de la Recomendación de la OIT y la UNESCO relativa a la Situación del Personal Docente (1966). Esta Recomendación establece criterios de referencia en cuanto a los derechos y responsabilidades del personal docente y normas para su formación inicial y perfeccionamiento, la contratación, el empleo, y las condiciones de enseñanza y aprendizaje. La Recomendación relativa a la Condición del Personal Docente de la Enseñanza Superior fue adoptada en 1997 para completar la Recomendación de 1966, abarcando así el personal docente y de investigación de la enseñanza superior.

El Día Mundial de los Docentes se convoca en colaboración con el UNICEF, la Organización Internacional del Trabajo y la Internacional de la Educación.

Más información: https://es.unesco.org/commemorations/worldteachersday

Las Fiestas Juninas

Brasil

Quadrilha de la Fiesta Junina (Por: Marcelo MASC)

¿Qué son las fiestas juninas?

Ya estamos en junio y quien está por aquí, ve por todas partes informaciones sobre las famosas Fiestas Juninas… Pero ¿qué fiestas son estas?

Hoy vas a saber más de esta típica celebración brasileña y quién sabe, te animas a participar de una de ellas.

¿Cuál es el origen de las fiestas juninas?

Estas fiestas tienen un origen religioso. Unos dicen que comenzaron con los homenajes a San Juan, San Pedro y San Antonio, santos cuyo día se celebra en este mes. Otros dicen que es un homenaje solo a San Juan y su nombre original era fiesta juanina.

En lo que podemos concordar es que tiene un origen religioso, pero independientemente de cuál sea su origen específico, lo que todos concuerdan es que la fiesta se convirtió en una celebración brasileña muy importante para sus habitantes.

¿Cómo son estas fiestas?

Estas fiestas son como grandes quermeses con tradiciones típicas del pueblo brasileño, es una fiesta bastante popular con comidas y bebidas típicas, además de la música y los bailes característicos de estas fechas.

La festividad representa la vida en el campo y tanto la decoración como la vestimenta, nos remonta a estos lugares. ¡Sí, vestimenta! Como todos sabemos, los brasileños son muy animados por tanto muchos van vestidos como la situación pide, con las ropas típicas de las fiestas juninas.

¿Cuáles son sus comidas típicas?

Gran parte de las comidas típicas de las fiestas juninas son hechas a base de maíz, algunas son dulces como la pamonha, cural, canjica, bizcochuelo de maíz, y otras saladas como el cuscuz y el chocho cocido.

Tambien encontramos dulces hechos a base de maní, como bizcochuelo de maní, pé de moleque y paçoca por ejemplo.

La mayor parte de comidas que encontramos en estas fiestas son dulces.

¿Y las bebidas típicas?

Existen dos bebidas bastantes características de las fiestas juninas. El quentão y el vino caliente. Las dos son bebidas calientes ya que en muchos lugares de Brasil el mes de junio es un mes frío.

El quentão es una bebida hecha con cachaça, azúcar, jengibre, y algunas especias, todo hervido con un poco de agua. Una bebida bien caliente que te puede hacer sudar, aunque estés con frío.

El vino caliente (vinho quente), además del vino, lleva azúcar, manzanas, piña u otras frutas y especias, también se hierve con agua y se sirve caliente. Es un poco más suave que el quentão.

¿Hay bailes típicos?

El baile típico de este tipo de fiestas son las quadrilhas. Un baile colectivo, que se baila en parejas con una música típica del campo. En este baile todos siguen las instrucciones del marcador, un narrador que conduce a las parejas en todo momento.

Es una representación musical con varios personajes bailando la misma música sincronizados con las instrucciones del narrador.

La fiesta junina es una representación cultural bastante fuerte en todo Brasil, por tanto, si estás en el país en el mes de junio probablemente no te será difícil encontrar una de estas por donde estés. Incluso muchas veces se extienden hasta el mes de julio, convirtiéndose en las fiestas julinas.

Brasil muchas veces nos sorprende con sus demostraciones culturales poco difundidas por el mundo. Cuando llegamos muchas veces encontramos mucho más de lo que esperamos conocer.

Al visitar un país lo mejor es descubrirlo, conocer mucho más de lo que nos muestran los medios, es una de las ventajas que tenemos al viajar. ¡Aprovéchala!

Viajando en Brasil

El Baile del Palo de Mayo

Nicaragua

Editores de la Revista Think Spanish

“Tulululu pasa, tulululu, pasa…” empiezan a cantar en misquito, una mezcla entre el español y el inglés. Empiezan a bailar alrededor de un palo con ritmo africano y una fusión étnica que le hacen a uno menearse. Esta danza originaria de la Costa Atlántica de Nicaragua por los indios misquitos se ha popularizado por todo el país de Nicaragua.

El baile que tiene su apogeo a comienzos del mes de mayo se ha difundido por grupos como la Dimensión Costeña. Este conjunto se conmueve al pueblo nicaragüense con su música al tocar sus canciones del Palo de Mayo. Enfrente del grupo, bailan dos mujeres con movimientos y meneos que jamás se han visto y uno no puede quitarse los ojos de ellas mientras que bailan durante cada canción cadenciosa.

Desde el siglo XIX, La Gran Bretaña había puesto su codiciosa mirada sobre la Costa Atlántica. Súbditos ingleses se establecieron en la región y empezaron a ubicarse con los indios. La cultura costeña es el resultado de una confluencia de variadas culturas. Esta convergencia se llevó a cabo, principalmente en el siglo del romanticismo. A lo largo de los años, por la Costa Atlántica, como en la región de Bluefields, acudieron numerosas personas oriundas de Las Islas Antillanas, principalmente de Jamaica. En aquellos tiempos, los jóvenes de ambos sexos salían a coger flores y aportaban un poste que llamaban “el palo de mayo” adornado con frutas y flores en el centro del lugar donde se celebraban las fiestas de ese día. Lo que se produjo era una música energética y cultural de los países caribes.

Algunos lo han llamado el baile prohibido por sus tonos sexuales, pero como la marimba de Nicaragua, la samba de Brasil o la cumbia de Colombia, el palo de mayo se ha vuelto como parte del folklore nicaragüense.

En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011.

La Semana Santa en España

Procesion Zamora

El Domingo de Ramos comienza la Semana Santa en España, una de las celebraciones más antiguas, llamativas y emotivas de este país, en la que se mezclan desde hace varios siglos la religiosidad popular, la tradición y el arte.

Siguiendo la tradición católica, durante la Semana Santa se celebra la pasión, la muerte y la resurrección de Jesucristo, el Hijo de Dios.

Durante ocho días, hasta el Domingo de Resurrección, las calles de todos los pueblos y ciudades de España acogen diversas procesiones: desfiles solemnes en los que cientos de cofrades o nazarenos recorren las calles llevando imágenes religiosas, llamadas pasos, al ritmo de los tambores y de la música religiosa y tradicional interpretada por bandas.

Procesión por las calles de Zamora

En cada zona de España las procesiones tienen características diferentes y, mientras que en Andalucía son típicas las saetas, es decir, los cánticos populares entonados por personas anónimas al paso de Cristos, Vírgenes y santos, en el centro de España, en Castilla y León, las procesiones son mucho más austeras, con un impresionante silencio entre la multitud durante el desfile, solo roto por los cánticos fúnebres de las bandas musicales que acompañan a los diferentes pasos.

Pero todas ellas tienen una característica común: la gran participación de los ciudadanos, que se vuelcan con las celebraciones de sus pueblos y ciudades, llenando las calles cuando pasan las procesiones tanto de día como de noche.

La Semana Santa arranca en todas las regiones con las procesiones del Domingo de Ramos, en las que se conmemora la entrada de Jesús en Jerusalén.

Paso de Semana Santa

El Lunes, el Martes y el Miércoles Santo también hay procesiones, aunque de menor importancia, mientras que el Jueves Santo por la noche y el Viernes Santo tienen lugar los desfiles más importantes, en los que se recuerda la Última Cena, la detención de Jesucristo por los romanos, su pasión (el calvario) y su crucifixión.

Finalmente, el Domingo de Pascua o de Resurrección es un día mucho más alegre porque se celebra la resurrección del Hijo de Dios y su reencuentro con su madre.

Y, junto a las procesiones, en la Semana Santa de cualquier zona de España no puede faltar la repostería tradicional, con dulces elaborados con recetas caseras y sencillas, entre los que destacan las torrija, rebanadas de pan empapadas en leche, azúcar y huevo, y fritas posteriormente en una sartén con aceite. ¡Riquísimas!

Procesión de Semana Santa en Zamora (Castilla y León)

Tu Escuela de Español – 02/04/2021