Varadero, arenas blancas

varadero-icligo-ferias

Cuba

La privilegiada ubicación de Cuba hace que sus playas transparentes y cálidas sean una atracción para turistas de todo el mundo durante los trescientos sesenta y cinco días del año. Varadero, conocida como “la playa preferida por su sol”, se encuentra en Matanzas, provincia cuyas costas descansan en el océano Atlántico y el Mar Caribe. En Varadero, el sol ilumina la arena durante unas doce horas diarias y la temperatura es de, aproximadamente, veinticinco grados centígrados. Al oeste, esta provincia limita con La Habana; al este, con Villa Clara, y al sudeste, con Cienfuegos.

¿Por qué son tan especiales las playas de Varadero? ¿Qué las diferencia de las otras orillas cubanas? Sus fondos marinos. Poseen más de cuarenta clases de corales, una increíble diversidad de peces, langostas, camarones, cangrejos, tortugas y casi un centenar de moluscos. En este pequeño paraíso cubano, la arena es blanca y fina y la costa, de veintidós kilómetros de longitud, despliega una paleta de azules inimaginables en el horizonte. Aunque en Varadero la belleza del Caribe se despliega a cada paso, cada una de sus playas ofrece particularidades que las distinguen. Playa Coral nos ofrece más de treinta especies de corales, mientras que Cueva de Saturno es una caverna en la que podemos encontrar estalactitas y estalagmitas. Las Mandarinas posee una variada fauna marina en la que abundan los peces coralinos, las morenas y los meros.

Playa Caribe nos invita a la aventura ya que en ella se encuentran los secretos y misterios de un antiguio barco alemán que naufragó en la costa cubana. Por su parte, Punta Perdiz posee uno de los ecosistemas más diversificados del Mar Caribe y se ubica en la popular Bahía de Cochinos.

Por último, El Cenote tiene un gran lago y grietas en las que es posible sumergirse hasta veinticinco metros. Es importante destacar que esta playa se encuentra en la Ciénaga de Zapata, uno de los mayores y mejor preservados humedales de la región.

Pero Varadero no es solo sus playas. A aquellos interesados en tomar contacto con las raíces populares de la región, posiblemente les interesará visitar la Cueva de Ambrosio en la que se encuentran dibujos rupestres realizados por aborígenes y, se supone, también por esclavos. La Casa de la Cultura Los Corales también nos permite aproximarnos a la cultura popular cubana ya que es allí donde los artistas locales exponen sus mejores obras. Además, los fines de semana es posible ver obras de teatro y espectáculos. Y si de aprender a bailar se trata, este centro cultural ofrece clases de baile dictadas por profesores que brindan sus servicios a los turistas.

En el Museo Municipal de Varadero la ciudad guarda viejos secretos. Allí se exhiben piezas de la cultura y la historia. La arquitectura del Museo rescata el estilo tradicional de muchas construcciones de la zona combinando la textura de la madera con colores vibrantes. Sin lugar a dudas, Varadero, este pequeño paraíso cubano, nos ofrece la posibilidad de disfrutar de unas de las playas más hermosas del mundo y de la riqueza y encanto de la cultura del Caribe.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Un paraíso en el Caribe

republicadominicana3

República Dominicana

En los últimos anõs, la República Dominicana se ha convertido en uno de los principales destinos del Caribe, tanto para los turistas procedentes de América como para los europeos. Y no es de extrañar, pues cuenta con su exotismo caribeño, con el carácter abierto y acogedor de sus agentes y con un entorno natural de increíble belleza.

La isla española, que pertenece a las Grandes Antillas, está dividida en dos zonas: la República Dominicana y Haití. La República Dominicana ocupa dos tercios de la superficie de la isla, la cual está formada en un ochenta por ciento por montañas. La montaña más alta es Pico Duarte, con unos 3.170m. La geografía de este país es muy diversa: desde planicies semidesérticas a valles con bosques tropicales. Así, algunos turistas prefieren las playas de arena dorada que se extienden sobre un tercio de la costa dominicana. Es en esta zona donde se encuentran los principales centros turísticos. La provincia de Barahona incluye cascadas, montañas y unas extensas playas de agua cristalina. Entre sus hábitats naturales está el Lago Enriquillo, el más grande de las Antillas.

La Romana fue un gran puerto azucarero hasta los años setentas. Allí encontraremos Casa de Campo, uno de los balnearios más famosos del mundo. Y si queremos visitar Altos de Chavón, el pueblo de los artistas, disfrutaremos de un entorno similar a los pequeños pueblos del Sur de Francia, a la orilla del río Chavón.

Para los amantes de la costa, Playa Grande pone a su disposición unas trecientas hectáreas de vegetación de 1.500m de playa. También pueden disfrutar de su campo de golf a orillas del mar. Pero no debemos olvidar Punta Cana, con sus playas de agua azulada, y muy próxima a Playa Grande está Bávaro, con sus hoteles, a pocos minutos del aeropuerto de Punta Cana.

Otro tipo de visitantes prefiere visitar el interior, pues piensan que aquí pueden encontrar el verdadero encanto de la República Dominicana. La isla está atravesada por tres impresionantes cordilleras, paralelas en sentido Este-Oeste. Por un lado, está la Cordillera Central, que se extiende desde Haití hasta San Cristóbal, cerca de Santo Domingo. En esta cordillera se encuentra el Pico Duarte. Por otro lado, más al norte, se encuentra la Cordillera Septentrional, que atraviesa el valle de Cibao, donde están las antiguas minas de oro. Por último, la Cordillera Oriental se encuentra en el Este y es la más pequeña. Un dato reconfortante es que en la mayoría de las islas caribeñas no hay serpientes venenosas ni insectos cuya picadura o agujón sean una amenaza vital. Si usted planea visitar la Repúblicana Dominicana, tenga en cuenta que, aunque su lengua oficial es el español, en las principales zonas turísticas muchos dominicanos hablan inglés y alemán, y algunos conocen también el francés y el italiano. Pero si usted decide visitar la zona interior, allí los residentes solamente hablan español, así que es conveniente que usted tenga unos conocimientos básicos de este idioma.

Entre los principales atractivos de la República Dominicana destacan su clima subtropical, con una temperatura media de 28º y sus playas de agua azul turquesa, con palmeras que ofrecen una reconfortante sombra. Además de su envidiable entorno natural, en los últimos años el Departamento de Turismo dominicano ha incrementado la oferta de nuevas formas de turismo.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Mallorca y sus castillos

Castillo-de-Bellver

España

Las Islas Baleares, archipiélago situado en el Mar Mediterráneo, son conocidas por su belleza pero, sobre todo, por ser un destino turístico de interés internacional. Sus instalaciones hoteleras y sus playas son el primer objetivo para aquellos que buscan sol y diversión. Pero en estas islas y, especialmente en Mallorca, existen antiguos monumentos y castillos, cuya visita es de obligado cumplimiento.

Comenzando desde el Castillo de Alaró, situado en la cumbre de la montaña que lleva el mismo nombre, en la Sierra Tramuntana, hasta castillos como el del Rey o el de Santueri, Mallorca tiene una variada oferta turística y cultural.

A tres kilómetros de Palma de Mallorca (principal ciudad de la isla de Mallorca) y a unos 140 metros de altitud, rodeado por un bosque de pinos, está el castillo gótico de Bellver (significa “buena vista”), muy peculiar debido a su forma totalmente circular. Fue construido en el año 1300, aproximadamente. El rey Jaime I, aquejado de tuberculosis, quiso construir este castillo para descansar en un entorno sano. El corto periodo de tiempo empleado para la construcción de este castillo (40 años), dio como resultado su peculiar estilo arquitectónico.

Um gran patio circular forma el centro del castillo, alrededor del que se encuentran habitaciones y salas. Tiene cuatro torres, la mayor y con base circular, se llama la Torre del Homenaje; el resto tiene forma de herradura.

De hecho, este es el único castillo de planta circular de toda Europa. Actualmente, las piedras de este castillo son muy blancas. El motivo de tan peculiar aspecto es que en el passado, concretamente en el siglo XIX, tuvieron que limpiar la fachada del castillo, pues había sido quemado como método de desinfección para acabar con una plaga de peste.

Este castillo ha tenido múltiples usos. En principio, fue la residencia de Jaime II de Mallorca, pero posteriormente fue utilizado como refugio contra la plaga de peste; como puesto de defensa contra los ataques del ejército turco; como escenario para fiestas y representaciones teatrales, o incluso como cárcel hasta el siglo XX. Pasear sobre la ancha circunferencia de la parte superior del castillo y mirar hacia abajo, hacia el patio interior, es realmente espectacular.

En el interior del Castillo de Bellver se encuentra el Museo de la Ciudad, que abarca la historia de esta isla desde la Prehistoria hasta la Edad Media. Sin duda, lo que más vale la pena es la espectacular panorámica que nos ofrece.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Verano en enero y febrero

Argentina

Explotó el calor, los días son mucho más largos y en la calle se ven minifaldas, escotes y bermudas. La temporada alta estival en Argentina se vive con alegría y con la mirada puesta en el mar. Miles de família preparan su equipaje en el que nunca falta el traje de baño, la toalla y el bronceador, listos para unas vacaciones en la playa.

La provincia de Buenos Aires ofrece múltiples opciones para los turistas decididos a pasar unos días sobre la arena. A no más de cuatrocientos kilómetros de la capital, se encuentran las principales cuidades balnearias. Mar del Plata, Pinamar, Cariló o Villa Gessell son algunas de las más concurridas.

Con un mar con temperatura para valientes, pero con playas anchísimas y largas, estas ciudades se caracterizan no solo por una costa generosa para disfrutar durante el día, sino también por una gran diversidad de entretenimiento y salidas nocturnas.

Mar del Plata es la más grande y la que cuenta con más desarrollo. Caminar o hacer footing por la rambla a la vera del mar, sentarse a mirar las destrezas de los surfistas o tirarse como un lagarto al sol son algunas de las actividades diurnas.

Por las noches, puede verse a gente colorada por el sol, probando suerte en el casino, haciendo cola para entrar en alguno de los espectáculos teatrales o disfrutando de un café en algunas de las terrazas al aire libre, siempre y cuando el viento marino lo permita. Pinamar y Cariló con un aire más soñorial, combinan la playa con el bosque, la arena amarilla con la madera oscura de los árboles. Una mezcla mágica para quienes buscan relajarse y pasar unos días al lado del mar en plena naturaleza.

Y para los adolescentes que quieren divertirse, las playas ventosas pero menos frías de Villa Gessell son la mejor opción. Allí, durante el día, se pueden realizar todo tipo de actividades y deportes playeros, mientras que por la noche es el momento de acudir a recitales, espectáculos callejeros y discotecas para bailar hasta el amanecer.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)

Colonia del Sacramento

Colonia 3

Uruguay

Pasear por las calles empedradas del barrio viejo de Colonia del Sacramento es un placer del que disfrutan tanto lugareños como turistas en cualquier estación del año.

Los fines de semana, Colonia se llena de argentinos que cruzan en barco desde la cercana Buenos Aires a disfrutar el ritmo tranquilo de sus calles y plazas. Los turistas recorren las tiendas de productos típicos, generalmente ropa confeccionada con lana o cuero. Asimismo, visitan los puestos de artesanía que se ubican alrededor de las plazas, en los que es difícil decidirse: ¿Unos posavasos de cuero repujado o una caja de alfajores? ¿Unos pendientes en amatista o unos guantes y gorro de lana hechos a mano? Quizás unos juguetes de madera para los niños, hechos por artesanos locales. Hay pata todos los gustos.

Después de las compras de la mañana, lo mejor es hacer una parada en algunos de los restaurantes locales. Aunque son pequeños preparan deliciosos platos típicos, tales como pastas caseras, carne asada, pescados y otros productos del mar, en cazuelas y ensopados o empanados y fritos. Para los postres, uno puede elegir flan con dulce de leche o ensalada de frutas con helado. Si bien estos dos postres son solos dos de las opciones disponibles, son también, sin lugar a dudas, los más solicitados. Después de la caminata y el almuerzo, nada mejor que una siesta para recuperar fuerzas.

Por la tarde, los que gustan de la historia están de suerte. Colonia del Sacramento fue fundada por los portugueses en 1680 como forma de ganar territorio americano a los españoles.

Colonia es, pues, la ciudad más antigua del Uruguay actual y ha sido nombrada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO gracias a su valor cultural. Como tal, cuenta con varios museos. Uno de los mejores es el Museo de los Azulejos, que posee una hermosa colección de azulejos portugueses. Uno de los aspectos más interesantes del museo es el edificio en el que está alojado: una casa antigua y bien preservada, de paredes anchísimas y puertas y techos bajos, característicos de la época.

Colonia tiene también algo que ofrecer a los enamorados. Muchas parejas de novios eligen celebrar aquí su boda por la belleza de su iglesia principal, la Iglesia Matriz, la más antigua del país. Si bien es pequeña y simple, el entorno de las calles empedradas y los siglos de historia que la rodean le dan un aire especial. No es raro toparse, al pasar cerca de la iglesia, con un grupo de festejantes tirando arroz a los novios. Quienes quieran pasar la luna de miel en Colonia tienen una buena opción en los hoteles antiguos de la ciudad que, con sus patios internos y sus fuentes, sus portones de hierro forjado y sus enredaderas, proporcionan un ambiente romántico único.

Al atardecer, la opción más popular es ir a compar unos bizcochos en la panadería y salir, con el mate bajo el brazo, a caminar por el puerto en compañía de amigos o família. Situado sobre el Río de la Plata, el pequeño puerto alberga botes y barcos veleros, turistas que deciden llegar por mar con su propio transporte, o lugareños que disfrutan saliendo a pescar río arriba. El puerto es también el sitio ideal para ir a pescar y son muchos los que aprovechan la oportunidad. Pero tanto para navegantes como para pescadores y turistas, deleitarse con la puesta del sol sobre el río, entre los barcos, es siempre el cierre perfecto para un fin de semana en Colonia de Sacramento.

(En Leia & Pense em Espanhol – Alta Books Editora, 2011)